¿Qué puedo utilizar para lubricar?

Introducción

Las relaciones sexuales son una parte importante en nuestra vida y uno de los factores clave para disfrutarlas al máximo es contar con un buen lubricante. No sólo evitarás molestias, roces y cierta incomodidad al momento de la penetración, también te asegurarás de evitar lesiones innecesarias en tus zonas íntimas, infecciones y otros problemas de salud. En este artículo te hablaremos de todas las opciones de lubricantes que tienes para que puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Tipos de lubricantes

Lubricantes basados en agua

Son los lubricantes más comunes, fáciles de encontrar y seguros. Son compatibles con los condones de látex, los juguetes sexuales y no dejan manchas. Sin embargo, su efecto suele durar menos que otros lubricantes.

Lubricantes a base de silicona

Son más duraderos que los lubricantes a base de agua y no se secan tan rápido. Son ideales para el sexo anal, ya que su consistencia es más densa y disminuyen el riesgo de inclusión. No obstante, no son recomendables si usas juguetes sexuales de silicona y no son compatibles con los condones de látex.

Lubricantes a base de aceite

Son más densos que los lubricantes a base de agua y pueden durar más tiempo. Pueden ser ideales para la masturbación o sexo anal. Sin embargo, no son compatibles con los condones de látex, ya que pueden debilitarlos y aumentar el riesgo de rasgaduras.

Lubricantes comestibles

Los lubricantes comestibles son simplemente lubricantes a base de agua con sabores agregados. Pueden ser divertidos y añadir un toque extra de sensualidad a tus relaciones sexuales, pero es importante asegurarte de que no sean un sustituto de un lubricante adecuado si tienes problemas de sequedad.

Cómo elegir el lubricante adecuado

La elección del lubricante adecuado para ti dependerá de tus necesidades y preferencias personales. Si tienes dudas, siempre es recomendable probar uno a base de agua. Si eres alérgico al látex, utiliza uno a base de silicona. Si tienes piel sensible, elige uno hipoalergénico.

¿Qué hacer si no cuentas con un lubricante?

Si por alguna razón no cuentas con un lubricante, puedes optar por usar artículos domésticos como alternativas de lubricación, tales como el aceite de coco, el aloe vera, el aceite de oliva o incluso agua y fécula de maíz (maizena).

Preguntas frecuentes

¿Son seguros los lubricantes?

Sí, los lubricantes son seguros siempre y cuando elijas el adecuado y lo uses según las instrucciones del fabricante. Los lubricantes a base de agua son los más seguros y recomendados.

¿Qué pasa si uso crema o vaselina como lubricante?

No es recomendable utilizar vaselina, cremas y otros productos no diseñados para su uso en las zonas íntimas como lubricante, ya que pueden causar infecciones, irritaciones y alterar el pH vaginal.

¿Qué tipo de lubricante es el mejor para las mujeres?

No hay un lubricante que sea mejor para las mujeres. La elección del lubricante adecuado dependerá de tus necesidades personales y preferencias.

¿Cómo puedo lubricarme si no tengo lubricante en casa?

Puedes hacer tu propio lubricante casero con agua y fécula de maíz (maizena). En su lugar, puedes usar artículos domésticos comunes como alternativas de lubricación, como un aceite de coco, aloe vera o aceite de oliva.

Un lubricante es una herramienta clave para disfrutar al máximo de tus relaciones sexuales. Existen diferentes tipos de lubricante y es importante elegir el adecuado para ti y tu pareja. No olvides leer las instrucciones antes de utilizar cualquier lubricante y si tienes dudas, consulta con un especialista.

Más contenido interesante: