¿Cuál es la diferencia entre un delito y una falta administrativa?

Falta administrativa

Una falta administrativa es una infracción a la normativa vigente que no conlleva una pena privativa o restrictiva de libertad. Por lo general, las sanciones administrativas se traducen en la aplicación de multas por parte del Estado, que afectan el patrimonio de los infractores. Estas multas pueden ser impuestas por diversos organismos, dependiendo del tipo de infracción.

Delito

Un delito, por su parte, es una infracción a la ley que conlleva la pena de cárcel y otras sanciones privativas de libertad. Los delitos son juzgados por tribunales penales y el acusado tiene derecho a defensa. Además de la cárcel, las sanciones por la comisión de un delito pueden incluir multas, trabajos comunitarios o la imposibilidad de ocupar ciertos cargos o ejercer ciertos derechos.

¿Cuáles son las diferencias entre una falta administrativa y un delito?

La principal diferencia entre una falta administrativa y un delito es la pena que conlleva. Mientras las faltas administrativas implican multas y otras sanciones económicas que no afectan la libertad del infractor, los delitos, en cambio, pueden implicar cárcel y la privación de una serie de derechos.

Otra gran diferencia radica en los organismos encargados de juzgar y sancionar estos actos. Las faltas administrativas son juzgadas por organismos administrativos, mientras que los delitos son juzgados por tribunales penales y de justicia ordinaria.

¿Qué es una sanción administrativa?

Una sanción administrativa es una medida que impone un organismo administrativo para sancionar a aquellos que infringen una normativa. Estas sanciones pueden ir desde una simple advertencia hasta sanciones económicas, como multas y otras sanciones que afectan el patrimonio del infractor. Las sanciones administrativas son dictadas por organismos administrativos específicos, dependiendo del tipo de infracción cometida.

¿Por qué se aplican sanciones administrativas?

Las sanciones administrativas se aplican como medida disuasoria para prevenir la comisión de infracciones a la normativa vigente. Al ser una sanción económica, se busca afectar el patrimonio de los infractores como medida para desincentivar futuras infracciones. Además, también se busca que los costos de las acciones que generan la sanción sean sufragados por aquellos que cometen la infracción, en lugar de ser asumidos por la sociedad en su conjunto.

¿Cuándo se aplica una sanción administrativa?

Una sanción administrativa se aplica cuando se ha cometido una infracción a la normativa vigente y se ha constatado el hecho que la motivó. Estas sanciones son dictadas por los organismos administrativos que tienen competencia sobre la normativa infringida y, en general, han debido realizar un proceso de investigación y sanción previo, según lo establecido por la ley.

¿Qué tipos de sanciones administrativas existen?

Existen diversos tipos de sanciones administrativas, dependiendo del tipo de infracción cometida y la normativa infringida. En general, estas sanciones pueden clasificarse en:

  • Multas: son las sanciones económicas más comunes y son aplicadas por casi todos los organismos administrativos en caso de infracción.
  • Advertencias: son una sanción no económica y pueden ser aplicadas cuando la infracción cometida es de menor gravedad o se trata de una primera infracción.
  • Clausura: esta sanción se aplica a establecimientos comerciales o industriales que no cumplen con las normas de seguridad o higiene correspondientes.
  • Prohibición: se refiere a la imposibilidad de ejercer ciertas actividades o derechos luego de haber cometido una infracción determinada.

¿Qué pasa si no se paga una multa por una falta administrativa?

Si no se paga una multa por una falta administrativa, se pueden iniciar diversas gestiones para su cobro. En general, estas gestiones son realizadas por la Tesorería General de la República, que se encarga de hacer valer el cobro de todo tipo de deudas que correspondan al Estado.

El proceso de cobranza puede incluir desde gestiones extrajudiciales, como el envío de cartas de cobro, a la acción judicial propiamente tal, en caso de que sea necesario. En estos casos, se pueden aplicar medidas como el embargo de bienes del infractor, la retención de sumas a favor del infractor (por ejemplo, un depósito bancario) o la retención del sueldo (en caso de trabajadores dependientes).

¿Cómo se defiende un acusado de una falta administrativa?

El acusado de una falta administrativa tiene el derecho de defensa, lo que implica que puede aportar pruebas y realizar alegatos en su favor. En general, el proceso de defensa se inicia desde el momento en que se recibe la notificación de la sanción o la infracción, y puede implicar, según el caso, la presentación de pruebas, alegatos o incluso la apelación de la sanción impuesta.

Conclusiones

Como hemos visto, la diferencia entre una falta administrativa y un delito es fundamentalmente la pena que conlleva, siendo las faltas administrativas sancionadas con multas y sanciones económicas, mientras que los delitos implican privación de libertad. Las sanciones administrativas buscan prevenir y castigar infracciones a la normativa vigente, afectando el patrimonio de los infractores como medida disuasoria.

Preguntas frecuentes

¿Puedo recurrir una sanción administrativa?

Sí, toda persona sancionada por una falta administrativa tiene el derecho de recurrir la sanción impuesta, aportando pruebas o realizando alegatos en su favor. Esto puede implicar la presentación de recursos administrativos o la apelación a tribunales competentes.

¿Qué tipos de organismos imparten sanciones administrativas?

Las sanciones administrativas pueden ser impuestas por diversos organismos, dependiendo del tipo de normativa infringida y de las competencias que establece la ley. Algunos ejemplos de organismos que imparten sanciones administrativas son las autoridades municipales en caso de infracciones de tránsito o ruidos molestos, la Superintendencia de Salud en caso de infracciones a la normativa sanitaria y las empresas concesionarias de servicios públicos en caso de incumplimiento de los contratos.

¿Qué pasa si no pago una multa por una falta administrativa?

Si no se paga una multa por una falta administrativa, se pueden iniciar gestiones de cobranza administrativa y judicial para hacer valer el pago de la deuda. Estas gestiones pueden implicar el embargo de bienes o la retención de sueldos o rentas en caso de trabajadores dependientes.

Más contenido interesante: