¿Cuántos huesos hay en la pelvis?

La pelvis es una estructura ósea que se encuentra en la parte inferior del tronco y se compone de tres huesos principales: el ilion, el pubis y el isquion. Estos huesos se unen para formar la cintura pélvica, que es esencial para mantener la estabilidad de la columna vertebral y la postura del cuerpo. Además, la pelvis es importante para el proceso de parto en mujeres.

Huesos de la cadera o cintura pélvica

Los tres huesos que forman la cadera o cintura pélvica son:

  • Ilión: es el hueso más grande y más superior de la pelvis, situado en la parte posterior. Es una estructura amplia y plana que contribuye al acoplamiento de la articulación de la cadera. Consiste en la cresta iliaca, el hueso del ala y la espina iliaca, que se fusionan tempranamente en la vida.
  • Pubis: es el hueso medio de la pelvis, situado en la parte anterior. Forma la parte inferior del anillo pélvico y se une con el hueso opuesto en la sínfisis del pubis. Tiene una superficie articular con el ilion y el isquion.
  • Isquion: es el hueso inferior de la pelvis, situado en la parte posterior. Es un hueso curvo que se encuentra en la parte inferior y posterior de la pelvis, formando parte del hueso de cada una de las caderas. La rama isquiopubiana forma dos ángulos: el ángulo subpúbico y la línea innominada cuya curvatura forma la fosa ilíaca y la espina ciática posterior y superiormente.

Pelvis ginecoide

La pelvis ginecoide es un tipo de pelvis femenina que se considera más apto para el trabajo de parto. Se caracteriza por tener un diámetro anteroposterior de dimensiones similares al transverso, sacro sin rectificaciones, paredes laterales rectas, espinas ciáticas poco prominentes y un ángulo subpúbico mayor de 90°.

De esta forma, las mujeres que tienen una pelvis ginecoide tienen más posibilidades de tener un parto vaginal sin complicaciones. De hecho, esta forma de pelvis se considera la ideal en términos obstétricos.

Cómo saber si tengo pelvis ginecoide

Para determinar si tienes una pelvis ginecoide se puede realizar un examen clínico o una pelvimetría mediante rayos X convencionales, tomografía computarizada (TC) o imagenología de resonancia magnética (IRM).

En el examen clínico se evalúa el canal del parto, especialmente el diámetro sagital, y las características de los huesos pélvicos. Si el ángulo subpúbico es mayor de 90°, los bordes pélvicos y los sacros son anchos, y los huesos presentan una gran movilidad, es probable que tenga una pelvis ginecoide.

¿Cómo se clasifica la pelvis?

La pelvis se puede clasificar según su topografía en:

  • Pelvis mayor: también se la puede llamar pelvis falsa y es una parte dilatada y poco profunda de la pelvis que se encuentra en la parte superior. Está formada por los huesos ilion y el músculo iliopsoas.
  • Pelvis menor: también se la puede llamar pelvis verdadera y es la parte de la pelvis que se estrecha y forma el canal del parto en mujeres. Está formada por los huesos ilion, isquion y pubis, y la forma del canal del parto varía según la pelvis sea masculina o femenina.

Preguntas frecuentes sobre la pelvis

¿La pelvis afecta la postura del cuerpo?

Sí, la pelvis es esencial para mantener la estabilidad de la columna vertebral y la postura del cuerpo. La debilidad muscular, la falta de actividad física y los problemas en las articulaciones de la cadera y la pelvis pueden afectar la postura del cuerpo y producir dolor lumbar.

¿Qué problemas pueden surgir en la pelvis?

Algunos de los problemas que pueden afectar la pelvis son:

  • Fracturas de los huesos de la pelvis
  • Infecciones de la pelvis, como osteomielitis y abscesos pélvicos
  • Trastornos de la articulación de la cadera, como la osteoartritis y la displasia de cadera
  • Desórdenes congénitos como displasia cervico-facial o displasia craneal.

¿Es cierto que las mujeres tienen una pelvis más grande que los hombres?

Sí, por lo general, las mujeres tienen una pelvis más grande y ancha que los hombres debido a que necesitan un canal de parto más grande para dar a luz. Además, las mujeres también tienen una estructura ósea más liviana y delgada que los hombres.

¿Pueden los ejercicios de fortalecimiento muscular ayudar a prevenir problemas en la pelvis?

Sí, los ejercicios de fortalecimiento muscular pueden ayudar a prevenir problemas en la pelvis y la columna vertebral. Los ejercicios enfocados en los músculos del core y de las piernas pueden ayudar a mejorar la estabilidad y la postura, reducir el dolor lumbar y disminuir el riesgo de fracturas y lesiones en la pelvis y la cadera.

¿Qué precauciones se deben tomar para proteger la pelvis durante la actividad física?

Para proteger la pelvis durante la actividad física se deben tomar las siguientes precauciones:

  • Realizar ejercicios de calentamiento y estiramiento antes de empezar la actividad física
  • Usar ropa y calzado adecuados para el tipo de actividad que se va a realizar
  • Adoptar una postura adecuada durante la actividad física y evitar movimientos bruscos
  • Aumentar gradualmente la intensidad y duración de la actividad física para evitar lesiones por sobrecarga

¿Qué tratamiento se recomienda para los problemas en la pelvis?

El tratamiento para los problemas en la pelvis depende del tipo y gravedad del problema. Algunos tratamientos que pueden ser recomendados incluyen:

  • Terapia física y ejercicios de fortalecimiento muscular
  • Tratamiento con calor o frío
  • Medicamentos para reducir el dolor y la inflamación
  • Cirugía, en los casos más graves o cuando el tratamiento conservador no funciona

Es importante consultar a un especialista en caso de presentar dolor o molestias en la pelvis para determinar la causa y recibir el tratamiento adecuado.

Más contenido interesante: