¿Por qué se oxida la chapa galvanizada?

La chapa galvanizada es una lámina de acero recubierta con una capa de zinc que protege al acero de la corrosión. Sin embargo, este tipo de lámina también puede sufrir oxidación en ciertas condiciones específicas.

Razones por las que el acero galvanizado se oxida

  • Humedad relativa por encima del 60%: una humedad alta en el ambiente puede provocar la oxidación de la capa de zinc del acero galvanizado.
  • Cloruro de sodio o sal en el agua o el aire: la presencia de cloruro de sodio acelera la oxidación del zinc.
  • Ambientes húmedos: la humedad del ambiente junto con otros elementos corrosivos como la sal y la polución industrial, pueden provocar la oxidación de la capa de zinc del acero galvanizado.
  • Incremento de temperatura combinado con elementos corrosivos: el aumento de la temperatura en combinación con otros elementos corrosivos puede provocar la oxidación de la capa de zinc del acero galvanizado.

¿Por qué se oxida el acero?

El acero también puede oxidarse cuando se expone al oxígeno. Generalmente, se forma óxido férrico (Fe2O3) que produce el color rojo del óxido en el acero.

¿Cómo sé si una chapa es galvanizada?

Para saber si una chapa es galvanizada, basta con observar su superficie. La chapa galvanizada tiene una capa de zinc uniforme sobre toda la superficie, mientras que el acero normal no tiene esta capa.

¿Cuánto dura la chapa galvanizada?

La vida útil de la chapa galvanizada depende en gran medida de las condiciones a las que esté expuesta. En condiciones atmosféricas normales, la chapa galvanizada puede durar entre 15 y 25 años. Sin embargo, en entornos muy corrosivos, como en zonas industriales y localizaciones costeras, la chapa galvanizada puede durar de 50 a 100 años.

¿Qué hacer cuando el acero se oxida?

Si el acero comienza a oxidarse, lo mejor es tratarlo lo antes posible para prevenir que se extienda la corrosión. Se recomienda usar sprays o cremas abrillantadoras para acero inoxidable, ya que facilitan la limpieza y protegen el material.

¿Cómo sacar las manchas de óxido de la ropa?

Para quitar manchas de óxido de la ropa, se puede utilizar una mezcla de bicarbonato y zumo de limón. Mezcla dos cucharadas de bicarbonato con zumo de limón en un recipiente para crear una pasta y aplica directamente sobre la mancha. Deja la prenda al sol durante unas dos horas y luego lávala como de costumbre.

Más contenido interesante: