¿Cómo quitar un tornillo sin muesca?

Cuando nos encontramos en el proceso de reparación de algún objeto, es común que nos topemos con tornillos que se han quedado atascados o que no tienen la muesca habitual que nos permita aflojarlos. En estos casos, es necesario conocer algunas técnicas que nos podrán ayudar a solucionar esta situación.

Cómo quitar un tornillo sin muesca

Cuando un tornillo no tiene la muesca necesaria para poder aflojarlo, es necesario aplicar algunas técnicas con las herramientas adecuadas. A continuación, se presentan los pasos más recomendados para solucionar este problema:

1. Usa un punzón

El primer paso que debemos realizar es utilizar un punzón para trazar una línea recta en el tornillo. De esta forma, podremos crear una especie de hendidura que nos facilitará el proceso de aflojar el tornillo. Para ello, debemos colocar el punzón justo en el centro del tornillo y realizar una pequeña presión en la dirección correcta.

2. Utiliza una broca final metálica

Una vez que hemos trazado la línea recta con el punzón, debemos utilizar una broca final metálica para volver a trazar la línea en la misma dirección y lograr una hendidura más definida en el tornillo. Esta técnica nos permitirá imitar la muesca que tendría un tornillo con forma normal.

3. Usa una punta plana

Por último, con la punta plana de un destornillador o cualquier otra herramienta similar, intentaremos girar el tornillo en la dirección correspondiente para aflojarlo.

¿Cómo quitar un tornillo pequeño sin destornillador?

En el caso de que necesitemos quitar un tornillo pequeño y no tengamos a mano un destornillador, podemos utilizar alguna de las siguientes opciones:

  • Puntas de tijeras pequeñas o un cuchillo fino: Si el tornillo es lo suficientemente pequeño, podemos utilizar las puntas de unas tijeras pequeñas o un cuchillo para aflojarlo y quitarlo.
  • Alambre: Si no tienes a mano ninguna herramienta, puedes intentar desatornillar el tornillo con la ayuda de un alambre que tenga la forma necesaria para encajar en el tornillo.

¿Cómo quitar un tornillo de torx?

Los tornillos de torx tienen un cabezal de seis puntas, lo que los hace un poco más complicados de aflojar sin una herramienta específica. Sin embargo, podemos intentar varias opciones:

  • Cepillo de dientes de plástico: Podemos quemar la punta inferior de un cepillo de dientes de plástico y darle forma de torx. De esta forma, podremos usarlo para aflojar el tornillo.
  • Destornillador plano: Si no tenemos ninguna herramienta específica, podemos intentar utilizar un destornillador plano para aflojar el tornillo. Debemos asegurarnos de que el tamaño sea lo suficientemente grande para encajar en las puntas del tornillo de torx.

¿Cómo quitar un tornillo que se ha hecho redondo?

En ocasiones, los tornillos pueden quedar redondos debido a una mala utilización de las herramientas o a la falta de mantenimiento. Para solucionar este problema, podemos intentar las siguientes opciones:

  • Utilizar una broca de alta calidad: Si el tornillo está lo suficientemente apretado, podemos intentar con una broca de alta calidad para aflojarlo. Para ello, debemos hacer un poco de presión y girar la broca en la dirección correspondiente.
  • Utilizar una banda elástica o globo: Podemos colocar una banda elástica o un globo sobre la broca que seleccionaremos para aflojar el tornillo. De esta forma, podremos generar un poco más de fricción y lograr que el tornillo ceda.

Preguntas frecuentes

¿Cómo se afloja un tornillo?

Existen varias técnicas recomendadas para aflojar un tornillo, entre las que destacan:

  • Usar un destornillador: Dependiendo del tipo de tornillo, podemos utilizar un destornillador de la forma correspondiente y hacer la presión necesaria para aflojarlo.
  • Ayudarnos de un aceite multiusos: Podemos aplicar un poco de aceite multiusos en el tornillo y esperar un par de minutos antes de intentar aflojarlo. El aceite nos permitirá reducir la fricción y facilitará el proceso.
  • Calentar el tornillo con una pistola de calor: Si disponemos de una pistola de calor, podemos aplicar un poco de calor al tornillo para lograr que se dilate y aflojarlo fácilmente.
  • Colocar una cinta elástica en la cabeza del destornillador: Si no disponemos de la forma exacta del destornillador, podemos colocar una cinta elástica en la cabeza del mismo para lograr una mejor presión y aflojar el tornillo.
  • Emplear un taladro y el extractor de tornillos: En caso de que el tornillo esté muy atascado, podemos utilizar un taladro y el extractor de tornillos correspondiente para aflojarlo.
  • Solder una tuerca al tornillo: Otra técnica recomendada es soldar una tuerca en la cabeza del tornillo y utilizar una llave para aflojar el tornillo.

¿Cómo desatornillar un tornillo de torx?

Para aflojar un tornillo de torx, podemos utilizar algunas de las opciones presentadas anteriormente, como:

  • Cepillo de dientes de plástico
  • Destornillador plano
  • Quemar la punta inferior de un alambre y darle forma de torx

¿Por qué se quedan atascados los tornillos?

Los tornillos pueden quedarse atascados debido a varias razones, entre ellas:

  • Presión excesiva: Si aplicamos demasiada presión al aflojar un tornillo, éste puede quedar atascado.
  • Herramientas no adecuadas: Si utilizamos una herramienta que no es la correcta para el tipo de tornillo, puede que acabemos atascándolo.
  • Falta de mantenimiento: Si el objeto ha estado expuesto a temperaturas extremas o ha sufrido un gran desgaste, el tornillo podría haberse oxidado o erosionado, lo que dificulta su aflojamiento.

¿Cómo prevenir que los tornillos se queden atascados?

Para prevenir que los tornillos se queden atascados, podemos seguir los siguientes consejos:

  • Utilizar herramientas adecuadas: Es importante utilizar la herramienta adecuada para el tipo de tornillo que estemos utilizando.
  • Aplicar aceite multiusos: Podemos aplicar un poco de aceite multiusos al tornillo antes de aflojarlo para lograr reducir la fricción.
  • No aplicar demasiada presión: Debemos aplicar la presión necesaria para aflojar el tornillo, evitando ejercer demasiada fuerza.
  • Mantener las herramientas en buen estado: Debemos asegurarnos de que nuestras herramientas estén en buen estado para evitar que se deterioren y afecten al aflojamiento del tornillo.

Conclusión

En conclusión, para quitar un tornillo sin muesca, deben seguirse los pasos adecuados y utilizar las herramientas correctas. Del mismo modo, para aflojar un tornillo que se ha quedado atascado o que no tiene la forma adecuada, debemos aplicar las técnicas adecuadas para lograr un resultado eficiente. Es importante prevenir que los tornillos se queden atascados siguiendo unos sencillos consejos y así evitar futuros dolores de cabeza en nuestros proyectos de reparación.

Más contenido interesante: