¿Qué pasa si no sale la placenta después del parto?

La placenta es un órgano temporal que se forma en el útero durante el embarazo para proporcionar al feto nutrientes y oxígeno a través del cordón umbilical. Después del parto, la placenta debe ser expulsada del útero para completar el proceso de nacimiento.

La expulsión de la placenta es esencial para prevenir complicaciones graves después del parto, como hemorragias y problemas infecciosos. Si la placenta no se expulsa por completo, puede causar retención placentaria, una complicación que puede poner en riesgo la vida de la madre.

Causas de la retención de la placenta

Hay varias causas por las que la placenta puede no ser expulsada del útero después del parto:

  • Placenta adherida: la placenta se adhiere anormalmente a la pared uterina y no se desprende después del parto.
  • Cuello uterino cerrado: en algunos casos, el cuello uterino no se dilata lo suficiente para permitir la salida de la placenta.
  • Trastornos uterinos: incluyendo una forma anormal del útero o cicatrices en la pared uterina.
  • Parto prematuro o múltiple: en estos casos, el útero puede tener dificultades para expulsar la placenta debido a la debilidad muscular.

Síntomas y riesgos de la retención de la placenta

Los síntomas de la retención de la placenta incluyen dolor sordo en la parte inferior del abdomen, fiebre, sangrado vaginal prolongado y mal olor vaginal. Si no se trata, la retención placentaria puede aumentar el riesgo de complicaciones graves, como infecciones uterinas y hemorragias postparto.

¿Qué hacer en caso de retención de la placenta?

Si sospecha que podría estar experimentando retención de la placenta, debe buscar atención médica de inmediato. La retención de la placenta se trata con una variedad de métodos, incluyendo:

  • Inyecciones de oxitocina: para estimular las contracciones uterinas y ayudar a que se expulse la placenta.
  • Raspado uterino: si la placenta no se expulsa de forma espontánea después de las contracciones uterinas, es posible que se deba realizar un raspado uterino para retirar la placenta manualmente.
  • Cirugía: en casos graves de retención placentaria, es posible que se necesite una cirugía.

¿Se puede prevenir la retención de la placenta?

Si bien la retención de la placenta puede ocurrir en cualquier embarazo, hay algunas medidas que puede tomar para reducir su riesgo. Estos incluyen:

  • Mantener un estilo de vida saludable, con una nutrición adecuada y ejercicio regular.
  • Realizar controles prenatales regulares.
  • Evitar el parto prematuro tanto como sea posible.
  • Discutir cualquier afección uterina con su médico antes del embarazo.

Preguntas frecuentes sobre retención de la placenta

¿Puede la retención de la placenta ser dolorosa?

Sí, la retención de la placenta puede ser dolorosa, especialmente si se desarrolla una infección o hemorragia.

¿Qué tan común es la retención de la placenta?

La retención de la placenta es relativamente rara, pero puede ocurrir en cualquier embarazo.

¿La retención de la placenta afecta a todas las mujeres?

No, la retención de la placenta puede afectar a cualquier mujer, pero hay algunos factores de riesgo que pueden aumentar sus probabilidades.

¿Hay complicaciones graves asociadas con la retención de la placenta?

Sí, la retención de la placenta puede causar complicaciones graves, incluyendo infecciones uterinas y hemorragias postparto.

¿Hay algún tratamiento para la retención de la placenta?

Sí, la retención de la placenta se trata con una variedad de métodos que incluyen inyecciones de oxitocina, raspado uterino y, en casos graves, cirugía.

¿La retención de la placenta puede ser prevenida?

Aunque la retención de la placenta no siempre se puede prevenir, hay algunas medidas que puede tomar para reducir su riesgo. Estos incluyen llevar un estilo de vida saludable y evitar el parto prematuro tanto como sea posible.

Más contenido interesante: